REPUBLICA DE ANTILLA.
Hola! este simulador se encuentra actualmente inactivo. Próximamente habrá una nueva versión. Regístrate para estar informado.
;-)
REPUBLICA DE ANTILLA.

Simulador de política de un país ficticio. Podrás ser Diputado, periodista, Ministro, juez o Presidente de la República.

ATENCIÓN: PRÓXIMAMENTE REINICIAREMOS EL SIMULADOR CON UNA NUEVA VERSIÓN. ESPERAMOS CONTAR CONTIGO.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Homenaje doble. a La Nación y a Fernando Ávila Esquivel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Ismael Porta

avatar
Diputado PAE
Diputado PAE
Quisiera comenzar esta conferencia, haciendo una contextualización histórica de la Antilla que se encontró Fernando Ávila Esquivel, una Antilla que desde luego no gozaba de tranquilidad política, social y económica y que desde hacía años ya sonaban los sables del ejército.

Como cualquier país del entorno, Antilla apoyaba su economía desde principios del siglo XIX y durante todo el siglo XX, en la exportación de básicamente cuatro productos; café, algodón, azúcar y tabaco. Buena parte de las exportaciones se dirigían a los EECC, sobre el 65%, y el resto a Europa. Según avanzaba el siglo XX, el algodón y la azúcar perdieron protagonismo en el mapa productivo de Antilla, sustituyéndolo sobretodo el café. Para 1920, el 56% de los productos exportables era café, un 21% tabaco, un 8% azúcar y el resto diversos productos de larga y media duración. Por lo tanto podemos concluir que a partir de ese año la dinámica de la economía antillana la dirigía los precios del café. Durante los primeros 20 años del siglo XX dos compañías exportaban el café antillano; la American Cofee Co y la DENCAVER. E igualmente, no eran mas de diez productores los que manejaban el 85% de la producción, aglutinados en León, San Juan y Orellana. Por lo tanto el café y en menor medida el tabaco, ha sido fuente de financiamiento para el resto de la economía del país y permitió vincular la economía nacional con la internacional.
Durante las primeras décadas del siglo, el café absorbía el 45% de la fuerza laboral del país, llegando a superar el 50% algunos años. La contrapartida negativa de esta situación, es la alta concentración de la tierra, a principios de siglo, se estimaba que el 50% de las mejores tierras del país estaban en manos del 1,6% de los propietarios, y el 67% de los campesinos solo poseían el 5,2% de la tierra. Esta situación ponía a los campesinos y sobre todo a ese 45% de la fuerza laboral del país, en una situación muy comprometedora, si la exportaciones de café caían de manera drástica, miles de familias se verían si empleo y sin terrenos para producir su propio alimento, el país corría el riesgo de convertirse en un gran negocio para unos pocos pero que daba trabajo a decenas de miles de personas, a un país con el 80% de la población bajo la más absoluta pobreza y miseria.

Y este escenario dramático que dibuje, lamentablemente se vivió en nuestro país, después de que en los primeros años de la década de los treinta, el precio del café descendiera casi un 30% y un 40% las exportaciones. A ello se sumo, que los Países Bajos, principal cliente tabaquero de Antilla, decidiera rescindir el contrato comercial ya que sus colonias en África y América producía el mismo producto mucho mas barato. Se calcula que desde 1931 y hasta 1935, hasta 185.000 campesinos perdieron el empleo.

La situación pasó de ser delicada a ser sumamente grave, el Presidente del país, el conservador Tinoco Fonseca, no sabía o no podía enmendar la situación, algunas de las soluciones que aportó para levantar el sector y ser mas competitivo, llevó al país al borde de la quiebra y provocó las mayores revueltas sociales que jamás haya visto el país. Una de la medidas suicida fue en 1938 dejar de exportar buena parte del café, pensando que eso podría subir el precio. Nada mas lejos de la realidad, lo que provocó fue generar mas desconfianza en los mercados internacionales hacia el producto nacional, y profundizar en la ya dramática y herida de muerte economía nacional. Otras medidas propuestas que no logró ver la luz, fue una agresiva reforma laboral que dejaba a los trabajadores especialmente del café, en una situación mas cerca del Medievo que a la de entonces. Tinoco Fonseca fue uno de los pocos Presidentes del país que logró poner en su contra a campesinos, terratenientes, productores, compañías transnacionales, ejército e incluso hasta la iglesia. El Estado estaba casi en quiebra, a la grave crisis económica producida por el precio del café, se unió los flagrantes casos de corrupción, en las arcas públicas no había dinero ni para pagar a los empleados públicos. Una de las medidas a la desesperada de Tinoco Fonseca fue aplicar un pequeño impuesto o arancel a la exportación, algo que tampoco puedo realizar por las fuertes presiones e incluso amenazas de golpe de estado. Acto seguido, el cada vez mas débil y desacreditado Tinoco Fonseca, convoca elecciones anticipadas que gana Fernando Ávila Esquivel del Partido Liberal Radical.
La situación que encontró el líder liberal no fue nada hermosa, un desempleo que rozaba el 50%, una fuga de capital importante, un país con grandes y graves carencias de servicios públicos esenciales como sanitarios o de educación, un 75% de la población bajo la miseria, y un claro atraso del país en todos los aspecto, desde el institucional, pasado por el de infraestructuras, el social o el productivo.

A todo esto se une las grandes presiones que dejaron a Tinoco Fonseca en la cuneta y persiguieron al nuevo Presidente, las presiones de los grandes productores, de las transnacionales, de los EECC y hasta del propio ejército. Aun así Ávila Esquivel, sin temor a lo peor, trabajó, sugirió y luego ejecutó algunas medidas auténticamente revolucionarias para le época y la circunstancia con dos claro objetivos, favorecer a las grandes masas de campesinos sin empleo y sin tierra y comenzar una decidida modernización del país, modesta, pero necesaria.

Sin mas, cedo la palabra al Sr. Imael Sr. Sr. Porta que nos hablará un poco mas de este importante líder político de mitad de siglo XX.

Señores presentes, así es como ha sucedido la historia. Quien ha hablado fue el gerente de La Nación a quien he invitado por dos motivos, el primero es que quiero felicitar a tan prestigioso diario, que ha estado siempre a mi lado y que al día de hoy cuenta con una trayectoria de 125 años, un siglo y cuarto de pura información. El segundo motivo de esta reunión es que recordando la historia de Antilla, ha pasado por un momento crucial en nuestra historia y se ha recordado a un personaje a quien, aprovechando el homenaje de La Nación, paso a homenajear no solo yo, sino todo el PAE. Estoy hablando de Fernando Ávila Esquivel.
Hoy escuchamos hablar mucho a gente que dice que Antilla está mal, gente que dice que la mayor riqueza está en pocas manos y que la mayoría son pobres, incluso he oido que hay quienes dicen que yo, Ismael Sr. Sr. Sr. Porta, no estoy de acuerdo con el socialismo, que estoy en contra de la reforma agraria. Me extraña que digan eso, ya que junto con Evo Morales fundamos los dos el Partido Ávila Esquivel, como homenaje a Ávila Esquivel, quien fuera la persona que primero dijo en antilla todas esas ideas que hjoy damos por novedosas. Hoy hablamos de latifundistas que abarcan todas las riquezas, pero como decía el gerente de La Nación en esa época la riqueza estaba en manos de unos pocos y el 80% de la población estaba inmersa en la pobreza.
Pero luego, despues con el descenso del precio del café un 40% ahí fue cuando Antilla se vio con un desempleo que el día de hoy es un chiste, ahí cuando los países bajos no nos quisieron comprar más tabaco, vimos como fallaba todo lo instituído y las posibilidades de salvación eran escasas. Y ahí en ese problema constante el presidente era un conservador, formaba parte de los extremos, esos extremos de los que les hablo, de esos que uno no puede aceptar el paquete dogmático, sino que debe por todos los medios tomar lo bueno de cada extremo y tirar lo malo, así una persona extremista como ese presidente no pudo adaptarse y encontrar una adecuada solución, sino que casi lleva al país a la quiebra. Así con mejoras poco eficaces se hizo necesaria la aparición de una persona adaptable, una persona que lejos de hundirse en paquetes dogmáticos fuera lo suficeintemente inteligente como para tomar lo bueno de los extremos y así levantar a Antilla, levantar como decía el gerente de La Nación, el 50% del desempleo y las deficientes educación y sanidad.
Así, hoy día me hablan de muchas mejoras, pero el que una vez modernizó Antilla, el que propuso reformas agrarias, el que todos los días trabajó por el campesino y el trabajador de la clase media, no fue otro que Fernando Ávila Esquivel, un liberal al que yo no solo respeto, sino que homenajeo por considerarlo la persona indicada, esa persona que surje cuando Antilla la necesita, ese presidente que sin importar los poderosos entendió que el poder de levantar Antilla no lo tiene ni los ricos ni los poderosos, lo tiene la clase media, esa gente rabajadora que día a día entrega a Antilla el sudor de su frente y que sin importar nada, siempre está al pie del cañón. Por eso me paerce que es sumamente importante el reocrdar y mantener vivo los ideales de Fernando Ávila Esquivel, como un paladín del pueblo, un defensor de la clase media, que lamentablemente fue destituído por el General Alberto Ramos Cubas, que como extremista, no supo ver lo bueno de Ávila Esquivel y decidió en cambio tomar el poder para llevar a cabo una época del terror antillano.
Así se escribió la historia, pero me parece que la historia puede cambiar, puede mejorar y el Partido Ávila Esquivel puede llevar los ideales de Fernando al siglo XXI y terminar el sueño que él empezó, solo hay que intentarlo. Las condiciones están dadas para que desde el PAE surja un nuevo salvador para Antilla, una persona que sin adherir a paquetes dogmáticos pueda moldearse a las situaciones que vive Antilla y poder sacar algo bueno.
Les digo a todos, continuemos trabajando y que cada minuto de trabajo, que cada momento en que apoyamos a Antilla, sea un homenaje a Fernando Ávila Esquivel. Un mojón en la historia.
Muchas gracias y quiero felicitar nuevamente a La Nación, no solo por informarnos la verdad, sino por ayudarnos a recordar a un personaje tan importante
Muchas gracias.

Ver perfil de usuario

Danilo Astori

avatar
Vicepresidente de la República
Vicepresidente de la República
El segundo que habla es Sr. Porta, ¿pero el primero?

Ver perfil de usuario

Dracoadmin

avatar
Administración
Administración
Llámalo X

Ver perfil de usuario http://simulapol.forosactivos.net

Rodrigo Pereyra

avatar
Presidente de la República
Presidente de la República
Será Evo xD

Ver perfil de usuario

Danilo Astori

avatar
Vicepresidente de la República
Vicepresidente de la República
lol!. Otro no había, ¿no?

Ver perfil de usuario

Rodrigo Pereyra

avatar
Presidente de la República
Presidente de la República
Y no, pero aún así son más que el APRA xD Pero dejemos de desvirtuar esta chupada de mediad... digo, rueda de prensa.

Ver perfil de usuario

Ismael Porta

avatar
Diputado PAE
Diputado PAE
hablo el director de la Nación ¿no puse como dijo el director de la nacion?

Ver perfil de usuario

Rodrigo Pereyra

avatar
Presidente de la República
Presidente de la República
lol Pobre Evo, lo discriminan por ser indígena.

Ver perfil de usuario

Ismael Porta

avatar
Diputado PAE
Diputado PAE
lo discrimino porque hace mil que no se conecta xD

Ver perfil de usuario

Danilo Astori

avatar
Vicepresidente de la República
Vicepresidente de la República
Jodete, gracias a él tenes dos escaños Laughing.

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.